miércoles, 3 de marzo de 2010

Yo y yo, somos dos








"Dicen que el hombre es muchos hombres, que se desdobla en diversas personalidades. Freud habla, por lo menos, de tres: el yo, el ello, el id, el superyó, no sé. A mí me parece que somos dos: el vivo y el muerto. Lo que pasa es que el muerto no hace acto de presencia hasta cierta edad. Aparece un día, y ya se queda para siempre. Creíamos que se había ido, como un amigo enlutado, pero vuelve. Ya sé que no se irá definitivamente. Ahora vive conmigo como realquilado. Es un caballero estable que vive en mis habitaciones interiores. Y escribo mucho para huir de él. Al muerto le gusta que vayamos a ver pisos que no vamos a alquilar, que vayamos a casa del médico, que nos pongamos ropa nauseabunda de hace tres inviernos, pero a mi muerto no le gusta el cine ni que yo escriba. Cree que me voy a escapar por la escritura como si la máquina fuese un bólido o una bicicleta. Y la verdad es que yo escribo como si pedalease,

huyendo siempre de algo..."


("Mortal y Rosa". Francisco Umbral)


Últimamente estoy tirando de libros añejos, amarillitos perdíos, de esa estatería a la que sólo me acercaba para cargarme algunos ácaros a golpe de bayetazo, y ¿sabes qué? que me estoy llevando agradables sorpresas.


7 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Mortal y Rosa es un libro extraordinario: el mejor de Umbral, aunque no se lea.

wolf dijo...

Y si me admite, somos tres. No sé si eso se llama trío, o trino. Siempre que usted sean dos.
Tres besos
O lobo en admisión

Isabel Huete dijo...

De acuerdo totalmente con Pedro. Además este pasaje es especialmente especial. :)
Tira, tira de libros añejos porque valen la pena y, como tú dices, nos dan muchas sorpresas con el paso del tiempo.
Besis, mi niña guapa.

cuarentaydosymedio dijo...

Los libros son como el vino, la madera, la música y los amigos. Los que resisten el paso del tiempo y conservan su esencia se hacen infinitamente mejores.

Besos que duren en el tiempo.

mojadopapel dijo...

Que la capacidad de sorpresa no nos falte nunca,es señal de juventud, y eso a ti no te falta.
A ver si buscas a la Huete, y os venis cualquier finde, o, por lo menos, a algún evento, se os echa de menos.
( He oido algo del recital de Urceloy y unos pocos más, pero Pipe anda liado y no me ha comentado nada en firme todavía)

Marina dijo...

Me gusta el olor de los libros nuevos...me encanta, de encantamiento, el olor de los libros reposados durante años. En realidad, lo que me gusta es coger un libro con mis manos y soborearlo con los ojos.

Un beso sabrosote.

(Que conste que le dí a 42 tus besos pero me quedé con los de 0'5)

Dnc dijo...

Sí chic@s, me ha gustado mucho el librito, aunque debo reconocer que algunos trocitines me los he tenido que saltar por repetitivos. El resto, como dice Pedro, es extraordinario. Creo que con el tiempo lo releeré.

Un besote para tod@sssssss.

(Pedro, o sea que éste es el mejor que tiene, no? pues menos mal que lo dices pq me entraron ganas de leer alguna cosita más de Umbral.
Gracias fermoso!)
Lobo ;)
Y ya no sigo porque me estoy enredannndo y tengo aquí un lío de narices...
Ay, qué malos son los lunes!